Combine Football & Health

Con marcador de 30-20, Los Cowboys vencen al Black Thunder para llevarse a casa el LEXFA Bowl.

Por Rogelio Acosta

Tal vez así estaba escrito, tal vez fue la casualidad o simplemente así tenía que ser. Sólo sabemos que las constelaciones se congregaron y conspiraron en favor de una de las estrellas más brillantes y solitarias que hay en la bóveda celeste: el astro vaquero; mismo que guía en todo momento a los Cowboys y que han plasmado su imagen en sus cascos y en el jersey para que los proteja en todo momento. Y en esta ocasión no fue la excepción.El equipo de ‘La estrella solitaria’ se medía ante uno de los favoritos al título, Los Black Thunder, un auténtico terror de los cielos que, con su sola presencia, es capaz de traer oscuridad al poblado más iluminado de todos. Los llamados ‘Herederos de Thor’ llegaban para pelear y reclamar lo que creían suyo por derecho. La estrella contra el trueno, ambos se veían frente a frente para iniciar lo que fue bautizado como “La batalla de los cielos”.

Los Black Thunder atacaron primero en «La batalla de los cielos».

Los Vaqueros fueron los primeros en imponer condiciones con la anotación de Garza, pero el equipo del trueno, aquel que terminó como líder de la competencia, no es alguien que se de por vencido a la primera, por lo que la reacción era inminente y la respuesta fue de la misma forma gracias al TD de Omar Toledo.La disputa era pareja, el cielo tronaba en todo momento por la férrea batalla que sostenían ambos conjuntos. Los ruidos fueron cediendo y las nubes se iban despejando de a poco; los Cowboys anotaron en dos ocasiones más (ambas de Donovan Hernández) haciendo retroceder a ‘Los herederos de Thor’. El cielo poco a poco recuperaba su brillo.

Los Cowboys se aferraron en todo momento a conseguir el trofeo de campeón.

El complemento fue una auténtica guerra, los Cowboys anotaron una vez más, pero el Thunder se acercó peligrosamente con un par de ingresos a la zona prometida (ambas de Toledo). “La batalla de los cielos” le hacía honor al nombre y el marcador parcial de 24-20 en favor de los Boys indicaba que sólo uno saldría vivo de ahí sin necesidad de ir al alargue. Todo quedó resuelto y finiquitado con la anotación de Oscar Sotelo, misma que llegó en los instantes finales del partido para declarar la victoria de lado de ‘La estrella solitaria’, misma que brilló en todo lo alto como nunca, antes, lo había hecho. El cielo, el mar, la tierra y el trofeo de campeón les pertenecen a los nuevos monarcas de la División platino, los Cowboys.

Felicidades a los nuevos campeones de la División platino, los Cowboys.

Imágenes: Daniel Gutiérrez

Other Articles

GaleriaMásterprincipal
ArenaVaronil