Combine Football & Health

High Voltage se queda sin energía y siguen en picada. Con marcador de 26-6, caen ante los Therions.

Victoria, la gran amada de los High Voltage los ha dejado en esta temporada, un abandono total. Ellos por su parte, han perdido el rumbo, su brújula se fue con Victoria y deambulan por calles de la amargura. Quienes se han topado con ellos los han escuchado decir “Vuelve, por favor como estés como sea que a nadie le importa, aunque te hayas manchado de todo para mi es igual”.

Para su mala fortuna, se rumora que hay un nuevo chico en la ciudad que la ha estado cortejando en estos días. El Therion, conocido como ‘La Bestia’, ha estado rondando los caminos de la ansiada y anhelada Victoria. ‘La Descarga del emparrillado’, por su parte, seguía agonizando seguía llorando, seguía desesperado…

La Victoria se dejaba consentir y querer, se sentía halagada por todos los detalles que hacía el dueño del trinche por ella, bastaba con ver el par de TD que le regaló en su honor (Franklin Colmenares y Oscar Martínez). Ella se iba poco a poco con él, se gustaban, se querían, mientras que los High se mantenían desesperados, como un hombre acabado, sin ganas de vivir.

De pronto llegó una ligera esperanza para el High Voltage. Preparó una excelsa jugada con ayuda de Octavio Cano e Hiram Gayosso, misma que logró llamar la atención de su amada Victoria. Se ganó una sonrisa, un guiño, un poco de su atención. Dejo todo en esa anotación, no importaba lo que digan, lo que ella había dado, incluso si estaba limpia o su pasado, el sólo imploraba que viniera porque estaba desesperado.

Pero no resultó, el Therion había terminado de conquistar a la querida Victoria, ahora con un doblete de Edgar Baez, con lo que fue suficiente para confirmar la nueva relación que se estaba gestando. ‘La Descarga del emparrillado’ aceptó la derrota, se fue toda la fuerza que ella le había dado y, al final, pese a tanto imploro, no hubo cambio alguno ni piedad por él.

Other Articles

ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
El triste
ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
Lo pasado, pasado