Combine Football & Health

En el inicio de la Semana 4, los Chargers vienen de atrás y logran derrotar 20-14 a los Comanches.

Llegó a la mitad de campaña, el llamado ombligo, el inicio de la recta final, mismo que sirve para recomponer el camino o confirmar lo bueno (o malo) que se ha hecho en lo que va de la Temporada Otoño 2019. Los claroscuros de los protagonistas de hoy son el ejemplo claro de lo anterior, puede ser la confirmación de los Chargers (2-1) o el repunte de los Comanches (1-2).

La morena estaba viva
Caprichosa, cambiante y juguetona. Así se comportó la bola en el partido, totalmente ingobernable y con la gran complicidad de los mismos jugadores: malos centros, confusión en la comunicación, constantes pérdidas, vaya, una fiesta aparte que los de afuera disfrutamos bastante por la emoción que le inyectó al juego.

El equipo de ‘La Tribu’ fueron los primeros en romper lanzas y atacar a sus rivales, la misión era recuperarse de las dos derrotas consecutivas que han tenido y decirle adiós a la mala racha que los ha estado persiguiendo. La recompensa: El Touchdown realizado por la dupla de Iván Rosas y Adrián Moreno sumado a la conversión de Sergio Cohetero.

La respuesta de ‘Los Rayos’ no se hizo esperar, tras batallar bastante con el ovoide, al final lograron controlarlo para bien de su causa. La ofensiva despertó en el momento justo y pusieron los primeros puntos en los cartones gracias a la combinación de Hugo Hurtado y Alejandro Rangel. Se falla la conversión, pero ya había señales de vida.

Las emociones se guardaron para el complemento, con la escapada de Sinuhé Sánchez para darle la vuelta al marcador y la inmediata respuesta de Vicente Landeros para retomar la ventaja de los Comanches. Todo parecía indicar que así quedaría el marcador, pero otra vez apareció Rangel para atrapar un largo pase con destino a la zona prometida, mismo que significó el triunfo de los Chargers. ‘La Tribu’ lo intentó, batalló hasta el final, pero el tiempo, hoy, no fue su aliado.

Other Articles

ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
Lo pasado, pasado
ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
Un jugoso invicto