Combine Football & Health

Con un contundente marcador de 38-6, los Knights le pasan por encima a los Sharks.

Cero y van dos para los escualos, la semana pasada cayeron ante los Supermans y hoy necesitaban sumar puntos para no verse rezagados en la tabla de posiciones y dejar todo al final para una eventual clasificación, más en este tipo de torneos que son pocas jornadas y muchos rivales con los que se pelea un boleto a la postemporada.

La misión de los Sharks no era sencilla, enfrente estaban los actuales campeones de campeones, ‘Los niños bien’ que han fortalecido su plantilla y poco a poso se ve reflejado. Las dudas generadas el juego pasado contra los Cowboys se disiparon en el juego de viernes por la noche al borrar por completo a los de Aragón.

Tres anotaciones en la primera mitad, dos para Ernesto Muñoz y una para ‘El CoreanoAtilano todas por cortesía del QB, Manuel González, que dieron una gran tranquilidad a la causa de ‘Los Medievales’. Todo eso sumado a la gran presión que realizaba su línea defensiva, misma que frenó una y otra vez a ‘Los Escualos’.

Todo les salía bien a los Knights, parecía que no había nada que pudieran hacer, las jugadas de fantasía eran concretadas a la perfección, los rebotes defensivos caían siempre en sus manos para concretar los puntos extra e incluso los mismos TD se realizaban por la misma vía. Los Sharks no veían la suya, no encontraban por donde acercarse, sólo lograron hacer una anotación gracias a la combinación de Miguel López y Roberto Hernández.

La defensiva de Aragón simple y sencillamente no llegó, no se presentó al partido, fue una caricatura sin gracia. Ellos mismos lo sabían, se lo reprochaban, pero al mismo tiempo no dejaban de darse consejos para no repetir los mismos errores. El juego ya quedo en el pasado, el margen de error se ha reducido considerablemente y los viejos e históricos fundadores escualos deben recomponer el camino a la brevedad para salir del bache en el que se han metido.

Other Articles

ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
¡Felinos cósmicos!
ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
Pudo más el colmillo