Combine Football & Health

En un juego que fue de menos a más, los Cowboys se imponen 22-12 a la escuadra de los Generales.

Espera, aun la nave del olvido no ha partido, no condenemos al naufragio lo vivido, por nuestro amor por nuestro ayer, yo te lo pido”. Sonaba a premonición, a disculpa, a ruego por parte del mismo juego… Se notaba apenado por el pobre espectáculo para unos y lo cerrado para otros que atestiguaron la primera mitad del juego.

Fue soso, fue cerrado, fue carente de emociones a la ofensa y con una gran gallardía a la defensa puesto que ambas líneas mantuvieron a raya a sus rivales que llegaban con gran cartel y con altas expectativas por roster y por lo que representan tanto los Cowboys como los Generales. A cambio, el respetable y todos los presentes recibimos por adelantado nuestro regalo de reyes magos: un par de roscas.

¡Espera un poco, un poquito más, para llevarte mí felicidad!” Los equipos lo clamaban, lo suplicaban, pedían la paciencia y a cambio recibiríamos una gran recompensa, el espectáculo prometido. Le dimos el voto de confianza al partido mismo y no decepcionó. ‘La Estrella solitaria’ se despachó con la cuchara grande al anotar en tres ocasiones sin ninguna respuesta. Las obras fueron patrocinadas por la dupla de Ricardo ‘El zurdo’ Quintana y Donovan Hernández

Espera, aún me quedan alegrías para darte, tengo mil noches de amor que regalarte, te doy mi vida a cambio de quedarte”, recitaba un herido General que se negaba a morir sin dar pelea, que buscaba rememorar todas sus noches de gloria y demostrar porque son los veteranos de mil batallas. Con más riñones que ideas, así llegaron los TD cortesía de ‘El Caballo negroVladimir Araiza.

La lluvia se hizo presente, le puso algo de drama al complemento que había cumplido lo prometido, nos dio las alegrías que nos quedó a deber, nos obligo a detenernos, a seguir admirando el cierre de juego, a seguir creyendo en que ambos son dignos contendientes e, incluso, posibles finalistas divisionales. Al final, nos hicieron mantenernos en las gradas y no abordar la nave del olvido.

Other Articles

ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
Cuarenta y veinte
ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
Vamos a darnos tiempo