Combine Football & Health

Los Cat Crazy se mantienen en zona de Playoffs al derrotar 21-12 a unos ausentes Knights.

Los contrastes entre los dos son evidentes, mientras unos dependen de sí mismos para obtener uno de los ansiados boletos a la postemporada, otro sufre y saca la calculadora para saber si puede librar el inminente desastre que se les avecina. Así la historia de los Cat Crazy y de los Knigts, respectivamente.

¿Fracaso a la vista?
Los Medievales’, muchas temporadas se quedaron a la deriva o corrían toda la competencia y se quedaban siempre a un kilometro de llegar a la meta, son bastos los trofeos de ‘sub’ que adornan sus vitrinas hasta que el semestre pasado se quitaron toda la malaria que cargaban y exorcizaron a todos los demonios y fantasmas que los atormentaban con su LEXFA Bowl y el Campeón de Campeones.

Pero parece ser que se relajaron bastante, que lejos de igualar lo realizado en el certamen primaveral se echaron a la hamaca y confirmaron lo que una vez dijo el sabio ‘DocHudsonEs sólo una copa vacía”, no se le dio la importancia merecida y se pagan las consecuencias con múltiples ausencias en el roster ¿indisciplina, desidia, hartazgo? No lo sabemos.

Todo lo anterior era insignificante para ‘La Locura del emparrillado’, ellos sabían a la perfección cual era su misión, ganar y seguir en puestos de Playoffs pese a tener un juego menos, toda una combinación perfecta. El solitario TD que tuvieron en la primera mitad lo confirma y la nueva anotación realiza al inicio de la segunda mitad lo reafirma.

Los Knights alcanzaron a dar señales de vida en la segunda mitad con el doblete de Giovanni Rocha, pero no era suficiente, su destino estaba escrito y confirmado con la anotación de Erik Godínez, misma que sepultó cualquier esperanza de reacción. Muy seguramente veremos más locuras de los Cat Crazy (al menos dos semanas) mientras que ‘Los Medievales’ dependen de un auténtico milagro pues la derrota los ha dejado al borde del abismo.

Other Articles

ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
Libran el rastro
ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
¡Siguen vivos!