Combine Football & Health

Oklahoma vence 26-12 a los Pig Machine y se llevan a casa el LEXFA Bowl de la División IV.

Entrega, garra, coraje, fortuna e imaginación; fueron los ingredientes perfectos para cocinar el campeonato del equipo de Oklahoma, mismo que se sirvió en bandeja de plata para deleite de todos aquellos que se dieron cita en el recinto de la Gustavo A. Madero, el Campo Colts Galena, mismo que se encargaron de hacerlo su fortaleza.

Los Boomers, un rival de polendas, de esos que mueres por ganarles y no sabes la razón, desconoces el porqué de la animadversión, te pierdes en su color y te conviertes en un auténtico toro de lidia, ya no hay espacio para el comportamiento cabal, el raciocinio, la razón. Esa es la máxima fortaleza de ‘La Marea roja’, aprovechar todo lo que provocan y usarlo a su favor.

Si quedaba duda, bastaba ver la exhibición que dieron en la gran Final, con una confianza a tope, con avances cadenciosos y llenos de parsimonia, tan fácil que pareciera que cualquiera lo pudiera hacer. Aquello sacaba de sus casillas a los Pig Machine, la grata sorpresa de la temporada que rompió los pronósticos al vencer al favorito divisional y llegar con la seguridad por los cielos. Todo aquello se desplomo instantáneamente con el TD del RB de los rojos, Luis Plata.

La Máquina rosa de la destrucción’ no sufrió ningún daño pues la respuesta fue inmediata con la anotación de José Manuel Olvera. El partido entro en el momento mágico para todo espectador, el constante intercambio de puntos y la peligrosidad que emanaba de cada ofensiva. Oklahoma se adelantó con un doblete de su líder, Tony Ayala, mientras que los porcinos respondían con su QB, Daniel Madrid.

Parecía que los Pig Machine darían una nueva campanada, habían detenido por fin a los engañosos ataques de sus rivales y la ventaja psicológica estaba de su lado para buscar el empate; pero ‘La Marea roja’, haciendo alarde de un gran poder ofensivo ingresó por última vez a la zona prometida. La anotación era lapidaria, una loza más que pesada para los rosas que todavía dieron batalla y se acercaron a una posesión con el nuevo TD de Olvera. Decoroso, pero insuficiente.

Oklahoma lo celebró en grande y vieron en los Pig a un gran rival uno memorable que se ganó el respeto, cariño y admiración de todos los involucrados en el juego. El LEXFA Bowl del otoño 2019 se tiñe de rojo y la primavera del 2020 promete ser como la vida misma, color de rosa.

Other Articles

ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
Históricos bombarderos
ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
¡Gigantescos!