Combine Football & Health

Los Carneros Pride vuelven a la senda del triunfo al derrotar 22-6 a los Spartans Ojo de Agua.

Una guerra mexiquense en la capital del país. El momento idóneo para ‘La Elite militar’ de poner distancia sobre sus perseguidores y cerrar con cierta tranquilidad lo que resta del certamen, mientras que ‘El Orgullo mexiquense’ buscaba recuperar el terreno perdido y acortar distancias ante los líderes de su división.

La mitad de temporada se prestaba para todo lo anterior; las emociones estaban garantizadas puesto que el partido de hoy era visto como una auténtica final. Los Carneros fueron los primeros en embestir a los Spartans con el TD en solitario del QB de Toluca, Ricardo Alonso y la posterior conversión de Alejandro García. Primer testarazo aturdidor, pero, por algo, los de Ojo de Agua son conocidos como ‘la élite’.

Ni tardos ni perezosos, así de eficaz fue la reacción de los espartanos que pronto regresaron al partido con el acarreo de Octavio Mora, aunque fallaron en la conversión. Mucho se podría decir que los puntos extra llegan a ser gran diferencia en el partido, en especial cuando los partidos son cerrados y un error te puede salvar el juego o, por el contrario, condenarlo por completo.

La duda se disipó muy pronto, el ansiado partido de pocos puntos quedó sepultado inmediatamente con la intempestiva reacción de los Carneros que, tan pronto vieron una oportunidad, no dudaron en aprovecharla y sacar lo mejor de su repertorio a la ofensiva con la nueva anotación de Alonso y la conversión de Eduardo Padilla.

El Orgullo mexiquense’ ya no perdió la ventaja obtenida desde el inicio, ya no batalló ni se inmuto por lo que pudieran hacer los Spartans ODA ya que su ofensiva fue totalmente neutralizada, no hubo más por hacer, no salieron en su día y se dejaron alcanzar en el récord por los Carneros que, al final, hicieron una nueva anotación cortesía de Alex García. La guerra estatal, por hoy, se quedó en Toluca.

Other Articles

ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
Los dueños del rodeo
ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
Bastó un tiempo