Combine Football & Health

Los Peleadores aseguran Playoffs al derrotar 27-13 a los Cheyennes que, pese al resultado, también están clasificados.

Los Irlandeses luchadores’ se mantienen más vivos que nuca, los puños siguen firmes y en todo lo alto, dispuestos a enterrarse en la quijada de cualquier rival. El juego de la Semana 5 era vital pues la derrota los mandaba al pantanoso terreno del sufrimiento, directo a jugarse todas sus cartas en la última semana.

Pero los duendes y los tréboles de cuatro hojas no los abandonaron y las travesuras del primero, más la suerte del segundo, se hicieron presentes en el Campo Colts Galeana para guiar a los de Notre Dame a buen puerto, a poner los primeros puntos en el marcador con el dúo de Walter Abraham y Daniel Sosa. Los Cheyennes estaban en peligro.

Y, sí, bien dicen que “el que pega primero, pega dos veces”. Los Peleadores mantuvieron el dominio sobre ‘La Tribu verde del Politécnico’ y no tardaron en acrecentar los números a su favor con el TD y conversión de Javier Telle. Los duendes celebraban y la felicidad era plena para los irlandeses. Pero no contaban con que enfrente estaba el líder de la División V.

Los Cheyennes no iban a permitir que se les faltara al respeto de semejante forma, se negaban rotundamente, por lo que, ni tardos ni perezosos, afilaron hachas, flechas, prepararon las hondas y el grito de guerra contagió a toda la tribu para regresar al ataque. Un cuarto les bastó para meterse de lleno al juego con las anotaciones de Rafael Guzmán y Marco Álvarez.

El juego dio un giro por completo, aunque no así el libreto pues los Peleadores, sabedores que eran los obligados para seguir vivos en el certamen, se arriesgaron y se abalanzaron sin misericordia sobre el rival. No hubo tregua ni espacios para huir, ‘La Tribu verde del Politécnico’ sucumbió ante los derechazos de Adrien Moy y Edwin Bravo, mismos que finiquitaron la misión irlandesa y les dieron, al fin, el ansiado boleto clasificatorio.

Other Articles

ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
La racha es de los Spartans
ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
A seguir sufriendo