Combine Football & Health

Los Aztecas ODA llegan a la Final Divisional al derrotar 14-2 a los Ducks y terminar con su sueño dorado.

Cual leyenda de Ícaro, aquel que recibió unas alas de su padre, Dédalo, para escapar del laberinto al cual habían sido confinados por órdenes de Minos. Ambos estaban dispuestos a emprender el vuelo, no sin antes recibir una advertencia de su padre “No vueles tan alto, que el sol derretirá la cera que unen tus alas; ni tan bajo, que el mar las mojaría y no podrás sustentarte en el aire

Contrario al consejo recibido por su sacrosanto, Ícaro comenzó a volar cada vez más alto y más lejos, libre, entusiasmado y poderoso; tanta fue su cercanía con el astro rey que la cera poco a poco comenzó a derretirse hasta que no aguantó más. El inexperto e impulsivo hijo de Dédalo cayó al mar y murió. ¿Coincidencia con los Ducks? unos podrían decir, otros que no; lo cierto es que, aquellos volátiles de la semana pasada volaron tan alto que se perdieron en sus laureles o tan bajo que no llegaron a su cotejo contra los Aztecas Ojo de Agua.

Basta ver el marcador y que a ‘El Imperio tenochca’ únicamente le bastó la primera mitad del partido para llevarse a casa el resultado a su favor y pelear en la Final por conseguir el Campeonato de la Temporada Otoño para, así, realizar lo que nadie ha logrado hasta ahora: El famoso doblete.

Las Aves gialloneri’ llegaron en plan grande, con el ánimo por los cielos después de haber obtenido su pase a Semifinales de forma categórica y contundente, querían reafirmar lo realizado la semana pasada y comenzaron de la mejor forma posible, presionando a los contrarios hasta conseguir el Safety y los primeros puntos del partido.

Pero ese fue el único destello, ya no hubo más, parecían perdidos, les ganó la inexperiencia de llegar a estas instancias y jugarlas una yarda a la vez. Caso contrario de los Aztecas ODA que hicieron lo justo en el momento exacto, con dos anotaciones (Jair Mendoza e Iván Córdoba) y un Safety. No se necesitó más, no fue necesario, sólo quedaba jugar con el reloj y frotarse las manos, pues la Final y la gran oportunidad de cerrar un brillante 2019 están a la vuelta de la esquina.

Other Articles

ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
Una élite de campeonato
ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
Bombardean a ‘Los Jefes’