Combine Football & Health

Con un 19-14 a su favor, el poder ofensivo de Los Chivos Negros se impone y deja fuera al ITAM.

Un clásico duelo de juventud contra experiencia, la maña sobre la enjundia y valentía, las cicatrices sobre las primeras heridas. La atracción y morbo por ver si el joven y fuerte león se impone ante la sabiduría del actual líder de la manada. En el papel luce fácil y sencillo para los dos, pero el exceso de confianza puede ser el pecado que los lleve a la penitencia.

¿Muere el rey?
Los Chivos Negros llegaban al compromiso de Playoffs con la presión de ser monarcas primaverales, de refrendar lo hecho en el primer semestre en el certamen otoñal y concretar un año de ensueño, de llevarse un doblete y hasta un triplete si entran al tradicional “Turkey Bowl”. La posición en la tabla pasaba a segundo plano, pese a ser las ‘víctimas’ de la eliminatoria, ellos estaban obligados a defender, a como de lugar, el trono que aún poseen.

No pasó mucho tiempo y ya estaban adelante en el marcador con el TD del RB de los Chivos, Juan Acevedo. El tope aturdió a los Colmillos ITAM, pero el mismo sólo sirvió para sacarlos de su letargo y empezar a carburar como la vistosa ofensiva que fueron durante la temporada regular. La obligación los llevó a usar una de sus duplas favoritas: Héctor Mercado y Ángel Reyes para empatar y darle la vuelta al marcador. El aullido se hacía presente.

Viva el Rey
Si algo ha caracterizado a ‘Los Baphy’, es que siempre sacan fuerzas cuando todo luce perdido, se sienten cómodos sin los reflectores, sin ser favoritos, ellos son de dar gratas -o ingratas, dependiendo como se vea- sorpresas. Así fue en su campeonato de la Temporada Primavera 2019 y aquí no fue la excepción; un doblete de Rolando Valle los ponía adelante en el marcador y marcaban buena distancia sobre su rival. Los lobos estaban heridos.

Todo era confusión en ‘La Manada itamita’, el guion era otro, les cambiaron el libreto y el caos era evidente. Fue en la segunda bofetada cuando reaccionaron con el regreso de patada de Guillermo Vueltiflor y la conversión de Jorge Vega, pero fue insuficiente. Los Colmillos lo intentaron hasta el cansancio, pero la desesperación los carcomió de a poco. Al final sólo quedó un silbatazo que anunciaba la conclusión del partido y, con ello, el último aullido de los lobos en la temporada.

Other Articles

ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
Conquistan Wakanda
ArenaOtoño 2019reseñasVaronil
Rasuran al mostacho